Hinterland y Foreland



Hinterland

La importancia económica de Puerto Vallarta en el entorno regional es ampliamente reconocida. Es el punto nodal de desarrollo del Pacífico Mexicano, en la confluencia de los estados de Jalisco y Nayarit.

Este puerto es el centro concentrador de las actividades marítimo-portuarias, asociadas al turismo, de los referidos estados. Su área de influencia es nacional, apoyada principalmente en Guadalajara, la Ciudad de México y la región del Bajío, debido a las facilidades que ofrece su ubicación estratégica, condiciones climáticas, calidad y calidez de su tradición turística.

La distribución por sexo del turismo en Puerto Vallarta, corresponde al género masculino con un 60%, y al femenino con el 40% restante, predominando esta tendencia tanto para el nacional como para el extranjero. En cuanto a los rangos de edad de los visitantes tanto nacionales como extranjeros a este destino turístico, destaca el rango de 26 a 35 años sobre los demás, con un 37% de la distribución total. La principal razón por la que es visitado este destino tanto por el turista nacional como por el extranjero, es para el descanso o placer, seguido por el desarrollo de negocios.

Por lo que respecta al alojamiento de visitantes de fin de semana, predominan los residentes de la ciudad de Guadalajara. Este segmento poblacional se caracteriza por su desempeño en las actividades náuticas, por lo que, invariablemente, son demandantes de servicios portuarios privados. Puerto Vallarta supera en volumen de unidades a la infraestructura turística hotelera disponible en la capital del Estado.

De acuerdo a la información emitida por la Dirección de Informática y Estadística de la Secretaría de Turismo del Gobierno del Estado de Jalisco, la afluencia turística registrada en el año 2004 en Puerto Vallarta fue de 3,373,566 turistas, de los cuales 54% correspondió a turistas nacionales y el 46% a extranjeros. De dicha afluencia, 56% se hospedó en los distintos establecimientos que para tal fin se concentran en Vallarta, 24% llegó a casas particulares, y el 18% se encontraban en tránsito.

La oferta de hospedaje en el año 2004 fue de 202 establecimientos que representaron 20% del total del estado de Jalisco. En cuanto al número de unidades rentables, estas fueron de 18,024, las cuales representaron 39% del total del estado; destacando en este último punto, una oferta superior a la de la zona metropolitana de Guadalajara. De dichas unidades rentables destacan con 58% las pertenecientes a la hotelería en sus distintas categorías, y con 35% las correspondientes a condominios. Los hoteles de 4 estrellas son los que registran una mayor participación con 27% del total de las unidades rentables.

Los meses donde se registra una mayor afluencia de hospedaje en todas sus categorías, son de diciembre a marzo por la temporada invernal, y el mes de julio por vacaciones de verano. Los principales lugares visitados por el turismo nacional y extranjero, son las playas y el centro de la ciudad respectivamente. Adicionalmente, se ofrece al turista diversas opciones para su diversión y esparcimiento.

Para el turista nacional representa un gran atractivo los recorridos que se realizan en embarcaciones locales por los distintos puntos de la bahía, a quienes en una encuesta realizada en el año 2002 por la Secretaría de Turismo del Estado de Jalisco, se obtuvo por la mayoría de los encuestados un grado de satisfacción de excelencia por el servicio recibido. Es digno de mencionarse que el grado de escolaridad, tanto de los turistas nacionales como de los extranjeros que visitaron Puerto Vallarta, tienen por lo menos estudios universitarios, representando estos al 45% del universo.

En relación al nivel socioeconómico de los turistas nacionales, la mayoría de ellos está considerada con ingresos o nivel de vida medio, registrando un ingreso anual familiar que varía desde $7,900.0 dólares hasta $23,800.0 dólares (considerando un tipo de cambio de $10.5 pesos por dólar). El ingreso medio aproximado de los visitantes extranjeros fue de $60,000.0 a $80,000.0 dólares anuales.

Respecto a la oferta de servicios turísticos complementarios en Puerto Vallarta, destaca el de guías de turistas, seguido por las agencias de viajes. En cuanto a los servicios de alimentos y bebidas, el principal giro demandado por el turista, es el de restaurantes. El origen principal del turismo nacional, proviene en primer lugar del estado de Jalisco, con 46%, seguido del Distrito Federal con 7%. En cuanto a los visitantes extranjeros, la gran mayoría procede de los Estados Unidos de Norteamérica 73% particularmente de los estados de California, Illinois y Texas; 15% corresponde a Canadá cuya participación se distribuye en los estados de Colombia Británica, Ontario y Alberta. La estancia promedio del turista es de 4.23 días, la mayor de todo el estado de Jalisco.

El gasto promedio diario de los visitantes que se hospedan en un hotel es de $720 pesos; llegando a ser de hasta $808 pesos por el turista extranjero, y de $575 por el nacional. El empleo generado por la actividad turística en el año 2004 fue de un poco mas de 26 mil empleos directos, y más de 60 mil indirectos, aproximándose estas cifras a los reportados en la zona metropolitana de Guadalajara. En el año 2004 la derrama económica derivada de la actividad turística alcanzó una cifra aproximada de 8 mil 197 millones de pesos, en donde el 64% provino del turismo extranjero y el 36% del nacional.

En resumen, la zona de influencia del puerto de Puerto Vallarta se caracteriza por ser un centro turístico que se ha consolidado como una opción vacacional tanto para el turista nacional como para el extranjero; que cuenta con infraestructura y servicios relacionados suficientes para atender la demanda actual de los visitantes; casi una tercera parte de los turistas que visitan Puerto Vallarta demandan alguna actividad relacionada con el puerto; la ciudad cuenta con valores arquitectónicos típicos mexicanos que le reportan un valor agregado a la ruta de cruceros, y que forma parte de la Riviera Mexicana.

Foreland

La globalización de las economías y el desarrollo tecnológico de los sistemas de transporte y su impacto directo en la competitividad de los flujos comerciales entre los países, marcan las directrices en el comportamiento actual y futuro de la industria del transporte marítimo en el mundo. Estos factores están íntimamente relacionados con el crecimiento económico de los países. La industria de los cruceros es, probablemente, el negocio turístico náutico más exitoso de las últimas tres décadas; de 1980 a la fecha, ha experimentado un crecimiento anual del orden de los 8.4 puntos porcentuales (GP Wild Limited 2004), desde este año, más de 82 millones de personas han realizado algún viaje en crucero, 37% del total en los últimos cinco años.

Las alianzas estratégicas entre líneas navieras, las economías de escala y la construcción de embarcaciones con mayor capacidad son los signos de cambio más significativos en el transporte y el comercio internacional, lo que a su vez ha motivado que, para los próximos años, se prevea la necesidad de contar con puertos relativamente más grandes, con mayor infraestructura y con servicios más eficientes, seguros y competitivos Las empresas navieras más pequeñas se han visto afectadas por la formación de alianzas entre las líneas navieras de mayor importancia, lo cual esta ocasionando la formación de grandes compañías en la industria de la transportación marítima, por lo que la competencia se está incrementando debido a que continuamente se incorporan embarcaciones que han sido desplazadas de los flujos de alta concentración a prestar servicios en mercados tradicionales en los cuales anteriormente no competían.

Algunos de los indicadores que mejor representan estas tendencias son:

  • El tamaño de los barcos se ha incrementado notablemente en los últimos 10 años.
  • Recientemente se han llevado a cabo fusiones y adquisiciones entre las empresas navieras, cuyo resultado ha sido la formación de importantes consorcios que controlan más del 50% del mercado de cruceros.
  • Prácticamente, todos los proveedores de la industria marítima tienen tasas de crecimiento alto; por ejemplo, en la construcción de barcos y en la renta de embarcaciones, entre otros.
  • Como respuesta a las anteriores condicionantes, los gobiernos de distintos países han dado mayor prioridad a la promoción de sus políticas de fomento al turismo de calidad internacional, han mejorado los servicios de atención al transporte marítimo y han promovido la inversión privada y la especialización de terminales portuarias para hacerlas más eficientes, incrementado la competencia y la creación de más y mejores fuentes de empleo.